Presupuesto Colegios Privados: ¿cómo hacer un presupuesto para la educación de sus hijos?

Contemplar gastos “invisibles”, más allá del pago de la mensualidad del centro educativo, puede hacer la diferencia.

La educación de los hijos es posiblemente uno de los rubros más fuertes para los padres. Es una inversión, para muchos, el mejor legado.

Sin embargo, si estos gastos se hacen sin planificación, y de forma antojadiza, podrían convertirse en un dolor de cabeza, incluso, desencadenar conflictos familiares.

 Adriana Rojas de Salud Financiera asegura que uno de los principales errores de los padres que no tienen control en sus finanzas, es poner a sus hijos en centros educativos inalcanzables.

Adriana Rojas de Salud Financiera asegura que uno de los principales errores de los padres que no tienen control en sus finanzas, es poner a sus hijos en centros educativos inalcanzables.

El control es la clave del éxito en las finanzas, recomendación que también aplica para los gastos relacionados con la educación de los hijos. Así lo aseguró la experta Adriana Rojas, directora de la empresa Salud Financiera, quien además brindó una serie de consejos en este sentido.

Presupuesto Colegios Privados: saque una foto financiera

“Lo primero es conocer la foto financiera actual de cada familia, ése es el punto de partida, ahí se contemplan: ingresos, gastos y deudas.

Posteriormente, es necesario hacer un presupuesto, en este se debe incluir los gastos de la educación de los hijos, junto a todos sus requerimientos (en este punto vamos a profundiza); con esta información ya detallada, vemos como queda la nueva foto financiera, y a partir de ahí, se toman decisiones”, dijo Adriana.

Conozca y sume TODOS los gastos

El presupuesto de educación debe ser exhaustivo y muy detallado para minimizar las sorpresas. Es importante contemplar las siguientes tres áreas (muchas familias caen en el error de contemplar solo la primera):

1. Colegiatura.

  • Inversión mensual y cuántos meses se pagan al año.

  • Matrícula anual y sus incrementos.

  • Forma de pago (mensual, trimestral, semestral, anual, ¿aplica algún descuento por pronto pago?).

2. ¿Qué incluye y qué no incluye? Gastos diarios.

  • Materiales.

  • Alimentación (meriendas).

  • Buseta.

  • Uniformes.

  • Herramientas tecnológicas: computadora, ipad.

  • Excursiones.

  • Gastos adicionales como: graduaciones, primera comunión, exámenes internacionales de idioma, eventos deportivos.

3. Estilo de vida.

  • Clubes y sus requerimientos, por ejemplo: natación y su equipo.

  • Fiestas de cumpleaños, según el nivel económico de la institución, así serán las actividades. ¿Cuál es mi posibilidad económica para enfrentar estos gastos sociales?

  • Intercambios internacionales. Podría convertirse en un deseo de los hijos ver que otros niños viajan. ¿Está dentro de mis posibilidades, o es un imposible financiero?

  • Paseos, vacaciones. Si ya existe un gran esfuerzo por el pago de la colegiatura, posiblemente no alcance para la recreación.

  • Imprevistos. Si alguno de los padres se queda sin ingresos, ¿el otro puede mantener el pago de la educación?

Los números en el papel

Presupuesto colegios privados.png

Según Adriana Rojas, luego de contemplar las variables anteriormente indicadas, es necesario convertirlas en números y elaborar un presupuesto.

“El presupuesto es una herramienta muy poderosa y clave para la toma de decisiones en nuestras finanzas. El formato puede ser en excel, en una aplicación y hasta en un papel con calculadora de ser necesario…. Todos debemos llevarle el pulso a nuestro dinero y la mejor forma de hacerlo, es a través de los siguientes pasos”, agregó la experta.

El formato debe contemplar 3 grandes rubros:

1. Ingresos:

  • Los ingresos fijos (dinero neto que llega a la casa).

  • Los variables (extras, bonos, aguinaldo, comisiones, proyectos. En este rubro hay que ser conservadores, ya que no se tiene la certeza del monto, ni fecha a recibirlo.

2. Gastos y deudas (sus derivados, imprevistos y ahorros):

  • Acá se deben incluir todos los gastos de educación anteriormente mencionados.

  • También se deben sumar otros montos como: agua, luz, cable, internet, celulares, asistencia doméstica, recreación, alimentación, alquiler, seguros de vida, gastos médicos, entre otros.

  • También se incluyen las deudas: crédito de la casa, crédito del carro, créditos personales, tarjeta de crédito, seguros, marchamo, mantenimiento de la propiedad y del vehículo, impuestos municipales, cuota condominal.

  • Imprevistos: reparaciones de carro y/o casa, temas de salud, oportunidades de nuevos negocios.

  • Ahorro: es necesario formar el hábito, y que toda la familia se involucre. Una parte de este rubro puede ser utilizada para alcanzar sueños: un viaje, la prima de un vehículo, la prima de una casa, temas de educación, algún artículo tecnológico, equipamiento de la casa.

3. Total:

En el punto uno y dos se debe hacer una sumatoria, para luego restarle a los ingresos los gastos y analizar el resultado.

  • Si el resultado es positivo se va caminando bien. Sin embargo, siempre hay oportunidad de ajustar rubros y mejorar el resultado final. Muy posiblemente hay gastos innecesarios.

  • Si el resultado es negativo se debe analizar a profundidad ¿qué está pasando. y para dónde se está moviendo el dinero?, es necesario tomar decisiones inmediatas de ajustes para estabilizar las finanzas, por y para, la tranquilidad de la familia.

Síntomas que indican que la salud financiera educativa no está bien.

  • Existe conflicto familiar por la inversión en este rubro.

  • Inconsistencia en el pago: un mes sí, un mes atrasado, un mes no se pudo…esto refleja que se está teniendo dificultad de hacer frente a la colegiatura, y posiblemente, tampoco haya dinero para otros gastos.

  • Existe desequilibrio en la calidad de vida y salen frases hacia los hijos como: “hacemos un esfuerzo extraordinario para pagarte la educación, para lo demás no alcanza”, ojo, alerta… ¿qué factura se le está pasando a los hijos?.

Consecuencias de una mala decisión

Desgaste emocional y físico de los padres, al estar pensando todos los meses en el dinero que se debe pagar y no se tiene.

Puede impactar negativamente al niño, pues queda expuesto a un nivel socioeconómico del cual posiblemente no forma parte.

Existe la posibilidad de generarse un descontrol financiero por buscar mantener la elección incorrecta.

¿Qué hacer frente a esta situación?

  • Escoger la institución educativa según un análisis consciente de capacidad de pago y equilibro para la calidad de vida familiar.

  • Ser consciente que es una decisión de largo plazo, aproximadamente de 15 años… bajo el escenario: tres años en preescolar, seis años en escolar y otros seis o cinco en colegio.

  • ¿Cuántos hijos puedo mantener en mismas condiciones? Se debe multiplicar la inversión por cantidad de hijos. Si los números no cuadran, la decisión no es la correcta.

  • Siempre va a ser mejor la comunicación y hablar con honestidad con los hijos. En caso de que no sea posible mantener el nivel educativo deseado, es mejor optar por una opción más económica y evitar futuros conflictos.  De ser necesario, pueden buscar ayuda de un profesional en sicología que los guíe para hacer el cambio más amigable.

  • De ser necesario, buscar ayuda de un experto financiero que le permita ordenar las finanzas, y además le indique, según su realidad, cuál sería el monto que puede destinar para la educación de los hijos.

¿Buscando escuela?

Asista a la Feria de Colegios EKA y conozca más de 18 centros educativos, el próximo sábado 19 de mayo de 2018 en el Estadio Nacional.

Obtenga su entrada gratis para asistir al evento.

Yajaira Chung