La educación se forma dentro y fuera del hogar

Los padres y madres somos los encargados de educar a nuestros hijos en temas de valores, ética y disciplina; así como apoyarlos para que ellos desarrollen su carácter, personalidad y su inteligencia emocional.

Sin embargo, nuestros hijos pasan más tiempo en la escuela que en el hogar, por lo que la escuela o colegio se convierte en un gran complemento a las enseñanzas que deseamos transmitir a lo interno de nuestro seno familiar. De ahí que sea tan importante escoger el centro educativo donde estudiarán nuestros hijos. Esa es una decisión tan importante como la de escoger pareja, porque será el acompañamiento que tendrán durante su crecimiento y adolescencia.

En nuestro país existe una amplia oferta de instituciones educativas, y a nivel mundial existen aún más filosofías, corrientes educativas y técnicas de enseñanza. Es por eso que debemos conocerlas, entenderlas y escoger la que mejor se adapta a nuestros valores y cultura familiar.

Existen escuelas y/o colegios que se centran mucho en una formación religiosa. Otros se enfocan en una educación basada en estudio y notas; mientras otros tendrán una formación más humanista, deportiva o incluso artística. Algunos son bilingües, otros trilingües; algunos con clases grandes, otros más personalizados.

Sin embargo, es importante también conocer la cultura interna del centro. ¿Qué valores enseñan los profesores? ¿Qué valores tienen los compañeritos? ¿Existe la igualdad de género dentro de la escuela y la educación? ¿En deportes tiende a apoyar más a los hombres que a las mujeres? ¿Ofrece muchas actividades extracurriculares? ¿Preparan a los niños como robots para memorizar o los preparan para la vida? ¿Se actualizan y mejoran constantemente o se mantienen igual que siempre? ¿Aprenden otros idiomas? ¿Se fomenta el deporte u otras disciplinas?
Estas y muchas más preguntas son de vital importancia, y como familia debemos definir cuáles son fundamentales y no negociables a la hora de escoger el lugar donde se formarán educativa y formalmente nuestros hijos.

Adriana Álvarez Meza
Empresaria y coach de vida

Ei Len Man