KATÙ: un kinder nuevo que no permite tablets ni smartphones

Por Mónika Valverde. Al pequeño Nicolás (2 años) le encanta usar la tableta de su hermana Victoria (7 años) y esto es algo que cada día nos preocupa más en casa. En los últimos días, su papá y yo hemos querido eliminar el uso de aparatos tecnológicos, incluido el celular, pero el llanto y los gritos de ambos niños nos hacen dudar.

Algunas instituciones como KATÙ Jardín de Infancia Waldorf prefieren dejar de lado las computadoras o las tabletas y generar más espacios de interacción.
¨No estamos en contra de la tecnología, pero creemos que debe utilizarse a su tiempo¨, dijo Sergio Bravo, creativo, psicoanalista y miembro de la junta da padres fundadores de KATÙ.

Según lo que plantea la pedagogía Waldorf, los primeros siete años en la vida del ser humano es una de las etapas más importantes para su desarrollo. En esta etapa los niños y niñas están despertando al mundo. Todo lo conocen por medio de los sentidos y todo lo que perciben les impregna totalmente.

Imagine que el primer contacto de su hijo es con un dispositivo que usualmente se opera con un solo dedo, que no lo reta, no lo obliga a investigar ni a moverse. ¿Qué impacto puede tener esto en su desarrollo creativo?

“Hay estudios que dicen que los niños que ven 4 horas al día pantallas reducen hasta el 60% de su capacidad creativa. Una persona creativa es aquella que hace algo diferente a todo lo que se conoce”, agregó Bravo.

Bravo añadió “todo debe llegar a su tiempo no es un capricho, no es una moda, la ciencia avala la metodología Waldorf.  La tecnología genera caminos rápidos y los niños no están explorando”.

Metodología Waldorf

La metodología Waldorf, fue fundada por el alemán Rudolf Steiner y tiene como objetivo el desarrollo creativo del niño, entiendo la creatividad no solo con connotación a artes, sino como la capacidad del cerebro de crear y solucionar.

De acuerdo con Mariela Mathieu, maestra en KATÙ el niño hace sus creaciones a través de su juego y se experimenta con los sentidos por eso la evaluación en este kinder es cualitativa no cuantitativa y no hay exámenes.  ¨Los niños no se quedan por cumplimiento de objetivos, nosotros consideramos que un ser humano no puede ser evaluado por el trabajo que realizó en un año, para eso se requiere de más tiempo” comentó Mathieu.

En KATÙ Jardín de Infancia Waldorf, buscan la crianza sana y el desarrollo de las capacidades máximas del niño y la niña para que puedan desempeñarse en cualquier ámbito de la vida con innovación.

 

 

Aula de KATÙ Jardín de Infancia Waldorf, ubicado en Escazú

Aula katu.png